17

09/09

El fraude del lado oscuro

Don’t be too proud of this technological terror you’ve constructed. The ability to destroy a planet is insignificant next to the power of the Force. – Darth Vader

Analicemos la frase de arriba. Vader dice que esto dstar_wars_empire_darth_vader_329200543049pm311e destruir planetas es una cutrada, que lo de la fuerza mola muchísimo más. La capacidad de ir a cualquier sitio de la galaxia, apretar un boton y ¡pum! unos cuantos miles de millones de personas a tomar por saco es poca cosa, dice el hombre. ¿Cuál es la base que justifica esta afirmación? Analicemos brevemente qué es capaz de hacer este onvre en su periplo por las seis películas de Star Wars.

  1. Conducir como Michael Schumacher: como herramienta para ganar dinero o liberarte de la esclavitud, no está mal. Según lo visto en la película, sin embargo, este talento sólo sirve cuando eres un cabroncete irritante de seis años; Vader es un piloto patético en “Una Nueva Esperanza”, cuando es derrotado en combate por el equivalente espacial de la fregoneta del Equipo A. Está claro que la fuerza sólo te da mega-agallas cuando tienes los reflejos de un niño de nueve años, y estás pilotando un videojuego.
  2. Tener potra en naves espaciales: este poder es discutible, ya que parece que es R2D2 el que hace todo el trabajo. El pequeño cabrón siempre está en las naves que hacen las cosas bien en este universo; la verdad, creo que él es el auténtico genio.
  3. Ligarse a Natalie Portman teniendo el encanto de una ameba: utilizar la fuerza para arrejuntarse con una princesa es algo parecido a emborrachar una tía buena a ver si pillas cacho, sólo que con magia. Ambas cosas son un delito grave, pero la verdad, no es tan grave como un genocidio planetario.
  4. Asesinato múltiple de moradores de las arenas usando arma de filo reluciente: es una salvajada, pero es un proceso lento, laborioso y la verdad, no tiene demasiado mérito. Lo de la nocturnidad y alevosía da puntos, pero si uno quiere oprimir un imperio galactico mediante el miedo a un objeto puntiagudo reluciente la mayoría de súbditos no temblarán demasiado. Seguramente volarán su nave antes que aterrice.
  5. Caer en emboscas autoevidentes: volar un planeta asegura que ningún Ewok puede atacarte desde un árbol. Extinguir a los Ewoks es bueno.
  6. Dejar que Saruman el Conde Ordaz Galáctico te pegue una paliza y te corte una mano: realmente, algo poco conveniente. Especialmente cuando un viejete inglés y un enano verde centenario te dejan en ridículo.
  7. Ser engañado como un chino por un tipo con acento británico que habla lentamente: el malo siempre habla lentamente y tiene acento británico. Si uno es poderoso de de verdad, esto de hablar es innecesario. Destruir planetas mola más.
  8. Convertirte en el increíble hombre tostadora tras luchar como un idiota en un planeta lleno de lava: tu sigue con tu obsesión con las espaditas. En serio. Pasa lo que pasa.
  9. Contratar pésimos ingenieros: si vas a construir algo que puede destruir planetas, ¿de verdad vas a poner un pozo de ventilación ahí? Utilizar la fuerza no te deja descubrir que has contratado a Pepe Gotera y Otilio.
  10. Todo el episodio IV: Ser incapaz de detener un robot bajito, cejijunto, genocidar Jawas indefensos, matar a un viejete suicida, ser derrotado en combate espacial por una fregoneta estelar.
  11. Pensar que eres Cicerón: creer que el hecho de llevar máscara y hablar como Constantino Romero es suficiente para convencer a tu hijo de convertirse en un genocida estelar con sable.
  12. Tirar rayitos con las manos: rayitos que, por cierto, sólo hacen a la gente berrear un poco y quizás sirven para conectar el microondas y ahorrar electricidad, pero que matar, lo que se dicen matar, no matan a nadie.

Resumiendo: Darth Vader es un tim0. La fuerza era realmente una superstición cutre, y el emperador un charlatán. Si uno quiere oprimir de verdad, lo que tiene que hacer es ser un dictador totalitario de verdad, y no dedicarte a pretender que eres un genio del mal manipulador mientras te lías a tortas con rubiales ególatra con problemas paternales. La burocracia imperial realmente hizo un trabajo estupendo ocultando lo enajenado de su liderazgo, en serio. Como muestra, un botón:

Comentarios

Deja un comentario