16

10/09

Masoquismo de la Vieja Escuela… y fusiones inesperadas (+18)

Retomando lo comentado por el ciudadano Egócrata, la semana pasada un compañero del trabajo y yo comentabamos algo sobre Eye of the Beholder y similares. Esas mazmorras en las que tenías que hacerte el mapa. Esos monstruos aleatorios cabronazos. Ese caos informativo sobre las armas, su efectividad o sus estadísticas.

Me dijo entonces que había uno de ese estilo hecho para PC hace poco, gráficamente mucho mejor, claro, pero en esencia lo mismo. Que me lo traería. Y así lo hizo.

Se llamaba Lightning Warrior Raidy. Me dijo: “Ya verás, ya”, riéndose.

Lo instalo y me encuentro que la protagonista es una chica ligera de ropa. Ya en el juego, veo los toques de clasicismo: mazmorra a machacamartillo, enemigos aleatorios, flechitas para moverte que se ven en pantalla, cofres del tesoro, subidas de nivel, puertas secretas, etc. Todo con virtuosismo gráfico, simpleza en los controles, dificultad “de las de antes” (vale, no tanto, pero mucha más que la media de los juegos hechos en esta década) y aire manga…

Pero claro, mosquea que todos los enemigos del primer nivel sean chicas ligeras de ropa (como la protagonista, Raidy, más o menos). También que al entrar en una celda me encuentro a prisioneras desnudas. Pero la cosa ya se esclarece cuando me encuentro, después de varias vueltas por la mazmorra, con el mapa del laberinto (que te permite tener algo parecido a un GPS del mismo) y voy para el centro, donde supongo estará el jefe de final de fase. Y así es.

Allí me encuentro a una chica (qué teóricamente es un licántropo) que está…ehhh… “haciendo algo” a una prisionera con su látigo. Tras una conversación en la que me dice que hará eso mismo a mi personaje, nos damos de castañas. Le echo la magia especial que tenía reservada dos veces, y tras unas cuantas tollinas con la espada acabo con ella (por poco).

Claro, claro, claro

La Jefa Final de la primera planta...¿alguien le ve algo de licántropo?

Y, como no, Raidy, la protagonista, “castiga” a la jefa final de fase en una secuencia claramente bondage.

Conseguí esa tarde llegar hasta la tercera planta de la torre en la que transcurre el juego, para comprobar que estaba plagada de teletransportadores, enemigos aleatorios durísimos con ataques mágicos, escasez de pociones de curación…debería haber subido más de nivel antes de empezar esa planta.

Así pues, el cachondo de mi trabajo me había pasado una fusión entre Eye of the Beholder y Hentai!! Luego me dijo que estaba deseando verme la cara al llegar a la oficina.

Esta fusión sacrílega está, por lo visto, teniendo un gran éxito entre la muchachada, y ya hay una segunda y una tercera parte del juego con Raidy de nuevo de protagonista.

Cuando algunos creíamos el género muerto, presa de remakes y un público minoritario, vienen lo hentai a rescatarlo. No era que la gente no quisiera jugarlo: es que faltaba chicha por mostrar! Tan triste como cierto, escasas lectoras de este blog.