15

02/12

Rythm Heaven, o WarioWare con música molona

Por una vez voy a hablar de un videojuego. De un videojuego de consola, además (Nintendo DS). Y por si fuera poco, de un videojuego que ¡me he terminado! (o casi: me falta el remix nº 10, y algunos juegos me los he “saltado”, pero ya llegaremos a eso).

El mejor juego es el del Coro: frustrantemente divertido.

Rythm Heaven se trata de un juego relativamente viejo: salió en Europa en 2009, y ya venía de un juego para la GameBoy Advance que sólo se editó en Japón. Pero es momento de hablar de él por dos motivos, a saber: 1) que hasta ahora yo no tenía Nintendo DS y por tanto no podía jugarlo (¡gracias, hermanito!) y 2) que acaban de sacar (o sacarán pronto) la versión para Nintendo Wii en los USA y espero que no tarden en traerla al mercado europeo.

¿En qué consiste el juego? Fácil (si lo juego yo es que es simple hasta la muerte): Coge el stylus y golpea la pantalla – con rabia, que no te de apuro – al ritmo de la música. Lo que parece un planteamiento sencillo se convierte en una pesadilla en el caso de algunos juegos – caso del Monje Tragón, en el que la primera vez que jugué era más fácil contar los aciertos que los fallos, o el segundo nivel de los Rockeros con sus riffs ¡ya tengo bastante con golpear la pantallita para estar pendiente de cuándo le doy a la R! ¡si hasta que no me puse a buscar no sabía ni dónde estaba la R! – al margen de mis propias limitaciones con este tipo de tecnología, hay que decir que algunos juegos se hacen difíciles de pasar, y casi todos son MUY DIFÍCILES de dominar. En caso de lo primero, si te atascas tienes una ayuda que al tercer intento te propondrá “saltarte” el juego para pasar al siguiente. En lo segundo, interesa conseguir los ansiados “Perfecto” o “Genial” porque con ellos consigues medallas y chorraditas que te permiten seguir jugando. De momento he acumulado las suficientes como para poder jugar horas, y horas, y horas a un marcianitos con una música pegadiza a más no poder.
O sea, que tiene todo lo que una inútil como yo le puede pedir a un juego: que sea simple, que sea jugable, que la música sea inmejorable (con especial atención a “Cae la lluvia” y a la canción final de los créditos, que por cierto, los créditos también se convierten en un juego más! Qué monos! ) y que sea divertido. Porque ver a una parejita de científicos meneando unos frascos de forma sospechosa mientras dicen “vamos a experimentar juntos” es para partirse, oiga.

Pues eso, que a la espera estoy de que saquen la versión para Wii que, además de ofrecer nuevos juegos parece que tendrá la posibilidad de varios jugadores. Como convenza a mi marido podemos armar una gorda. Y para muestra ahí va el que ya es el juego más popular de esta edición: el Luchador (que ya tiene incluso un meme corriendo por ahí):

watch?v=0FoH9U_7n0Q

P.S. Lo compré este viernes y no lo dejé en todo el fin de semana. Para lo pronto que me aburro de los videojuegos es una señal tan buena como otra.

P.S.S. ¿He dicho ya lo buena que es la música? En serio.

Comentarios

Deja un comentario